Venciendo la Resistencia: Guía Definitiva para Liberarse de la Inercia

Tienes meses tratando de terminar el libro que siempre quisiste publicar. Semanas tratando de trabajar en aquel disco que quieres grabar. Más tiempo del que te acuerdas planificando el épico viaje que quieres emprender. Años soñando con tener tu propio negocio.

Pero no pasa nada.

Pasan las horas, pasan los días, pasan los meses, y tus sueños se van quedando atrás, relegados al  insoportable peso de la rutina, a los rígidos hábitos que siguen empujando tus metas hacia el limbo de lo que jamás verá la luz del día. Aquellas metas que te trazaste en diciembre yacen empolvadas en alguna gaveta, como un naufragio que pronosticaste ahogarse en la oscuridad.

La inercia parece superarte, y te sientes incapaz de hacer nada al respecto.

Antes que nada, relájate, y ten por seguro que saldrás de ese hoyo negro que no te deja alcanzar aquello que quieres. Si estás leyendo este artículo, ya estas más cerca de lograrlo.

Pero antes de que salgas de allí, necesitas aprender a identificar aquello que previene que alcances esas metas que parecen estar tan cercas, pero que todavía no has logrado conquistar: La Resistencia.

La resistencia es todo aquello que se opone a que alcances tus metas.

Por ejemplo, todo lo que se opuso a que yo me sentara a escribir este artículo lo puedo definir como “la resistencia”.

En este caso en particular, justo después de abrir la dolorosa hoja en blanco tuve que respirar hondo para no abrir mi cuenta de Facebook.  Para serles sincero, no pude vencer la urgencia, y sacrifiqué diez minutos del escaso tiempo que tengo al día para escribir y lo desperdicié leyendo trivialidades de todos mis “amigos” en la red.

Sin duda alguna, el Facebook era todo lo que se estaba interponiendo entre mi deseo de escribir este artículo y lograr escribirlo en su totalidad. En ese momento comprendí que si no era capaz de cerrar la ventana y vencer la resistencia, este artículo jamás  saldría a flote de los oscuros callejones de mi mente.

Por ende, la manera más rápida de vencer la resistencia es identificándola. Si no tenemos idea quien es el enemigo, jamás podremos vencerlo. En tu caso, la resistencia puede ser que no quieres perder esa hora de sueño en la mañana que utilizarías para transformar tu cuerpo para siempre, o tal vez no has sido capaz de dejar de ver televisión cuando llegas a tu casa después del trabajo, o tal vez juras y perjuras que esa hora en que juegas dominó con tus vecinos en el colmado de la esquina es intocable, y que nada ni nadie podrá cambiar ese dulce hábito que has cosechado por años. Pero si sabes que en esas horas podrás alcanzar esos objetivos con los que siempre has soñado, ya puedes ponerle un nombre a tu resistencia. Y si eres capaz de identificarla, ya estás a medio camino de vencerla.

El siguiente paso para volvernos aniquiladores profesionales de nuestra propia resistencia es definiendo una fecha en la que tendremos nuestra meta lista.

¿Quieres publicar ese libro / sacar ese disco / terminar esa propuesta / tener ese cuerpo que anhelas / alcanzar esa venta / convertirte en aquello que siempre has soñado?

¡Pues ponle una fecha!

Cuando los maratonistas comienzan a correr y los nadadores salen a nadar, todos te saben decir adonde se encuentran sus destinos finales.

En su caso, tienen una enorme valla que dice “meta”, y todos se dirigen hacia allá paso por paso o brazada por brazada, con la confianza de que tarde o temprano llegarán.

En el caso de ustedes, emprendedores y míticos, si quieren lograr algo es imperativo que le pongan fechas a sus proyectos.

La fecha es la valla, el límite que le pone punto y final a tu destino.

Sin fecha de entrega, no habrá entrega.

Si trabajamos en el tiempo y no le definimos un límite de tiempo a nuestro trabajo, nuestro trabajo nunca saldrá a la dimensión del tiempo.

La tercera pauta para vencer la resistencia es crear un hábito que nos permita vencerla y lograr culminar el trabajo. Si ya sabes identificar tu resistencia y ya le tienes una fecha a tu proyecto, ya solo tienes que sentarte a trabajar.

¿Por ende, que hábito utilizarías para parir tu proyecto?

Como vivimos en la esfera del tiempo, es necesario que saquemos parte de nuestra limitada cantidad de horas diarias para trabajar en aquello que nos mueve el alma.

Todos aquellos que han desarrollado sus propias empresas, que han escrito libros, que han compuesto álbumes, que han moldeado sus cuerpos, etc, le dedican una X cantidad de horas al día al cumplimiento de sus propósitos.

Por ejemplo, Franz Kafka escribió La Metamorfosis, una de las novelas más importantes de la literatura universal, mientras trabajaba doce horas diarias en una factoría.

¿Como lo hizo?

Kafka escribía todas las noches desde las 11 p.m. hasta las 2 a.m., logrando en el proceso implementar un hábito que lo ayudó a vencer su propia inercia, convirtiéndolo en uno de los escritores más admirados de todos los tiempos.

La cuarta estrategia para vencer tu resistencia es eliminar las distracciones en el tiempo que has definido para trabajar en tu proyecto.

Si no eres capaz de dejar de abrir tu Facebook, chequear tu email, o leer ese periódico virtual cuando te vas a sentar en tu computadora a trabajar, trabaja offline. Si no eres capaz de dejar de ver televisión cuando llegas a tu casa, ya que es casi una obligación ver ese programa que tanto te gusta, desconecta el cable. Si no eres capaz de levantarte en la mañana a ir al gimnasio a transformar tu cuerpo para siempre, haz lo imposible para probarte lo contrario.

Para alcanzar la perfección, tu atención no puede estar dividida. Las distracciones son las sanguijuelas de tu cerebro, y si te dejas arrastrar por ellas, te será imposible lograr lo que quieres.

La quinta y última estrategia para vencer la resistencia es tener muy claro por qué quieres alcanzar la meta que te has propuesto. 

¿Cuál es tu por qué?

¿Por qué es esto tan importante para ti? Para vencer la resistencia por prolongados periodos de tiempo, es necesario que tengas esto muy claro.

!Si esto está claro, todo es posible!

Ya tienes todas las armas para vencer tu resistencia. Con estas cinco pautas podrás reescribir tu historia, podrás convertirte en todo aquello que anhelas, y jamás volverás a mirar para atrás. Sabrás que eres capaz de realizar todo aquello que te propones, y cuando sepas que tienes el poder de la creación en tus manos, ya nada volverá a ser igual.

Ahora…

¡a vencer la resistencia!

Comparte este artículo:

Artículos relacionados

Enfoque y Libertad

La magnitud de nuestra libertad es directamente proporcional a la extensión de nuestro enfoque. Si enfocarse significa utilizar nuestro rayo de atención a voluntad, y

Read More »

Más claridad, menos ruido

Un correo semanal. Sin ruido. Solo valor